domingo, 21 de febrero de 2016

LÍNEAS VARIAS

Lo cierto es que me cuesta muchísimo morderme la lengua. Me resulta bastante difícil continuar callando con la que está cayendo, entre las líneas rojas, que uno ya las ve por todos lados -deberían leer el Xlsemanal de hoy, por ejemplo y la crisis que dicen que llega...
Menos mal que recordé que algunos estamos en crisis desde los ochenta, que no levantamos cabeza desde entonces, que no conseguimos, por alguna razón, sacar tajada del ladrillazo -ahora se llama mordida, por cierto-. Podría decir más cosas pero no es el momento.
Hoy las lineas rojas para mi son económicas y de a pié. No puedo ver ciertas cosas y seguir impasible. ¿qué dirían ustedes si se encuentran a la vecina del segundo en el parking del centro comercial con su coche último modelo, recién matriculado, y su bolsa repleta de delikatesen de la tienda nueva, de esa que tiene unos precios no aptos para los mortales de a pie.
No es envidia. Es indignación total. Poco me importan los coches o lo que comen los vecinos, pero cuando éstos están viviendo en un piso que les ha quitado el banco y en el cual continua viviendo, debiendo diez mil euros a la comunidad de la que ambos formamos parte, si, me indigna.
La indignación no es por mi vecina, ella se lo curra bien, pare cada nueve meses para asegurarse que no la ponen en la calle mientras el banco le quita el piso pero no lo declara en el registro de la propiedad, para evitar pagar las deudas generadas en la comunidad y seguro en alguna cosa más.

Los bancos siguen siendo los niños mimados del sistema, unos entes a los que el estado protege y premia mientras ellos continúan engrosando su patrimonio, primero se inventaron dinero que no tenían, y ahora especulan con pisos que son suyos pero a la vez no lo son, y mientras unos gastan en delikatesen y coches nuevos el dinero de todos, otros se las ven y se las desean para comer mañana.

sábado, 23 de mayo de 2015

ELECCIONES Y REFLEXIONES

En diez horas abrirán los colegios electorales para que todos aquellos que todavía mantienen intacta su fe en la política, vayan y voten, dando otros cuatro años de vida al más que caduco sistema político que nos rige.
Si que es cierto que pese a quien pese -me refiero a todos esos europeos que se empeñan en hacer con sus ruedas de molino al resto, que debemos luchar por echar andar de nuevo nuestra maquinaria, ya que es justamente en jornadas como las de mañana, donde se puede ver, si lo hacemos bien, que nuestra administración local es apropiada a nuestras necesidades, ya que por mucho que se empeñen algunos desde el centro del continente, nuestra realidad es la que es y poco tiene que ver con la suya.
Si algo funciona medianamente bien a estas alturas es sin lugar a duda nuestra independencia local.
Los políticos que mañana se elegirán, son, de la misma forma que los que ha habido hasta hoy, políticos de proximidad, personas que nos representan y que realmente están en contacto directo con la ciudadanía, con sus inquietudes y sus necesidades.  No podemos permitir que estas nuevas corrientes mermen la importancia de la unidad local en este estado.
Si algo en algún momento debe desaparecer, es sin duda todo aquel estrellato que lejos de representar al pueblo que los abala y mantiene, no tienen ni idea de lo que cuesta un café.

lunes, 18 de mayo de 2015

ELECCIONES Y LECCIONES

Ha sido justo en estos últimos días de campaña cuando por fín he comenzado a ver un sentido a todo este movimiento partidista. Si que es cierto que desde un primer momento me pareció todo un dislate concejalístico el hecho de que para nuestra pequeña ciudad hubiese un total de quince fuerzas políticas con deseos de representar a sus vecinos en la casa consistorial y cierto es también que no siendo de albergar malos sentimientos para con nadie -vamos, siendo un primo en toda regla- me ha costado darme cuenta que no todo eran intenciones desinteresadas por el bien de la comunidad. Una gran parte de la especie política de la ciudad se mueve por un bien escondido ánimo de lucro; otros pocos porque la sed de gobierno los seduce llevándolos hasta pactos insospechados -algunos dicen que por una concejalía estarían dispuestos a pactar con el mismo diablo, y si eso es así, ¿que no estarían dispuestos a hacer por tener el bastón de mando entre sus manos?
Lo cierto es que aquello del espíritu del quince eme ha quedado más que olvidado. Lo que en un principio se presentaba como una manifestación antisistema, mutó rápidamente a un mero desacuerdo con los partidos hasta la fecha. Hubo un momento en que el clamor popular apoyó las iniciativas allí representadas con la certeza de que el bipartidismos asentado tenía mucho que ver en la gravedad de la situación. Pero ha sido poco el tiempo transcurrido desde aquellos momentos hasta ahora, un momento en el que todas aquellas fuerzas parecían haberse convertido en los mesías políticos de turno, y digo parecían porque una vez en la palestra, han demostrado que no son más que nuevos programas dentro del sistema establecido.

miércoles, 25 de marzo de 2015

REALIDADES PARALELAS

Con tu permiso, Superduque, voy a rebloguear tu historia.
¿Qué porqué?  Porque es una de las muchas historias que estan ocurriendo y que se nos están escondiendo como si fuésemos niños chicos, que no ven más allá de lo que muestra el campo de visión del espejo.

https://superduque777.wordpress.com/2015/03/24/era-carnaval/

miércoles, 25 de febrero de 2015

CASTA VS CASTA

Con un decreto que  niega un derecho natural, me siento retada a un pulso que en la primera de las opciones –la judicial- que se ganaría ya que negar el derecho de asistencia a una jornada formativa a una persona que lo hace pagando con su dinero y fuera de su horario de trabajo es inconstitucional.

Después de atentar directamente con la libertad de una persona, creo que se está cometiendo un acto delictivo, razón por la cual, no están en capacidad de desarrollar cargo público, tanto dentro dentro de la casta política como en el de funcionariado de alto rango, deben ser ellos en primer lugar estandartes ejemplo del cumplimiento de las leyes vigentes y exposición del sentido común.

Por otro lado, observando los niveles de formación totalmente básicos, se comprueba que no es solamente la osadía lo que impulsa esas acciones, no  quiero ser presuntuosa pero es obvio que o no leen  o no saben leer.  Y eso lo dejo ahí…
Sobre la presunción sería bueno decir que nadie sabe todo de todo el mundo y nadie tiene porque dar más información que la necesaria y nadie debe afirmar sin conocer. Los despachos públicos no pueden utilizarse como clubs sociales donde los ocupantes de turno deciden de manera arbitraria sobre los derechos y deberes de los individuos.

La administración pública debe fomentar y favorecer las mejoras de la sociedad como ente público  y de sus trabajadores como centro de trabajo, y respetar y fomentar el derecho a la formación, realmente debe ser una obligación  estimular a su personal a mejorar su formación, porque con una mejor formación todos salimos ganando.

Pero bueno, ¿qué podemos esperar de un sector que no es nada escrupuloso en la elección de políticos permitiendo que cualquiera pueda ejercer cargos sin un mínimo de requisitos para tal tarea?  Que pareciera que les molesta que todos aquellos cuya vocación de servicio a la comunidad va más allá de una black o un traje (por decir algo), tengan inquietudes y deseen mejorar. Parecen no querer aceptar a aquellos que al fin y al cabo no son más que sus guerreros pagaderos, aquellos que solamente son visibles para personalizar errores, cuando ellos, los de turno, son la auténtica hemorroide del sistema, aquella por donde la sangre fluye descontrolada, provocando dolor y dejando sin fuerza a todos los que intentan contribuir con su labor a una sociedad más llevadera.


viernes, 2 de enero de 2015

DESPROPÓSITOS DESORGANIZADOS A PARTIR DE HOY

Hoy, como todos los hoys de cada día, no hay más noticia ni más sensación que aquella que nos recuerda aquello de "Hoy es el primer día del resto de tu vida".
Dicho ésto creo que después de una vida cargada de propósitos estériles, toca por fín dejar de hacer planes, proyectos y otras divagaciones para ver si así, siendo malo, o cuanto menos despreocupado, nos va mejor.
Visto lo visto, haciendo una rápida comparativa entre esfuerzo y resultado, ¿para que sirve tener principios y ser consecuente con ellos? ¿o cumplir las leyes?
Como mucho y sin pretensiones podría desear que no siga desapareciendo todo aquello que formaba parte de nuestro... "estado de bienestar".
A mi me gustaría continuar expresándome y hay veces que siento miedo al pensar que quizá se convierta en pecado político el hacerlo.

lunes, 15 de diciembre de 2014

LEGALIDAD O LEGITIMIDAD, HE AHÍ EL DILEMA

La legalidad, como los gobiernos, es transitoria y aunque a algunos les cueste aceptarlo, no deja de ser más que una moda de moralidades, por así decirlo.
Quizá si formásemos parte de una sociedad donde quienes nos dirigen fuesen, como ocurre en algunas culturas, los más sabios o los más viejos de lugar, podríamos permitir este tipo de uniones, pero cuando del tipo de gobierno del que estamos hablando es elegido por los propios ciudadanos y en sus reglas de juego no existen requisitos excluyentes para nadie, es bastante fácil que a la primera línea de mando lleguen individuos de todo tipo para regir los destinos de un pueblo.
Es difícil entender como con una base tan precaria se puede pretender que los destinos de una sociedad lleguen a buen puerto.
La legitimidad comparte gran parte de su significado con la legalidad pero llegado un punto, nos damos cuenta que se trata de una realidad mucho más amplia, ya que refleja lo que es realmente justo. Dicho esto no es necesario decir que no siempre lo justo es lo legal. La legitimidad tiene un matiz ético y es por ello que no se debe permitir su alteración por cualquier chiquiliatre de turno -con todo respeto al chiqui-
En estos últimos tiempos los gobernantes, a modo de líderes religiosos están combinando términos de cariz totalmente diferente, a capricho no solamente de la palestra de turno, sino de de todos aquellos que pagan para mover los hilos del guiñol político que entretiene al pueblo mientras éste, va perdiendo fuerza. La vuelta al pasado empezó y de momento nadie se molesta en pararla, los más jóvenes o no se dan cuenta o se lo toman a risa; los mayores han visto ya de todo y no se espantan, en cierto modo les da igual lo que acabe pasando. No es que sean egoístas, pero llegado a un punto, el sistema los relega a un plano en el que la mejor opción es la discreción.
Estamos retrocediendo, muchos de nosotros sin darnos cuenta, al oscurantismo del medievo, la instauración del vasallaje es un hecho: los poderes fácticos se muestran ya sin pudor, y nos recuerdan de nuevo aquello de “Tanto tienes, tanto vales”, “Ver, oír y callar” y otras tantas formas de decirnos que “Aquí mando yo y se hace lo que yodigo”.
Siguiendo la frase hecha, y tomándola como referente legítimo de la sabiduría popular, a todo mi pesar tengo que reconocer que aquello de “La ley del más fuerte”, en estos momentos, es legítimo y legal.

Y bueno, puesto en faena, a estas alturas no queda más que encomendarse a los más poderosos, me despido con un “¡Que Diosreparta suerte